• Irkus

¿QUE PASA CON EL cerebro HUMANO?

En anteriores publicaciones os acerque a la teoría del cerebro triuno de MacLean, que nos explica el desarrollo de la mente humana desde una perspectiva evolutiva. Así el cerebro humano se compone de tres sistemas o cerebros con funciones particulares que en unión hacen que dispongamos de un cerebro altamente capacitado que nos dota de cualidades muy diferentes a las de otros animales.


El primero de estos tres sistemas, y con el que me voy a centrar en esta publicación es el sistema reptiliano, que como bien dice el nombre hace referencia a los reptiles. Es el cerebro más antiguo y menos evolucionado del cerebro, se encuentra primordialmente en los reptiles y está diseñado para manejar la supervivencia.


Es el cerebro encargado de las conductas automáticas o programadas como la preservación de la especie y los cambios fisiológicos (respiración, ritmo cardiaco…) necesarios para la supervivencia, por lo que tiene un papel muy importante en el control de la vida instintiva.


Aunque esté conectado y recibe los mensajes de los otros dos cerebros, el límbico o emocional, y de la corteza o cerebro racional, cuando se siente amenazado es el cerebro que toma el control, con un comportamiento reaccionario de lucha y huida.

El pensamiento, el cuidado son características de los otros dos sistemas, por lo que en estado de peligro el pensamiento, el cuidado y las emociones desaparecen, solo se mueve en nosotros el instinto de supervivencia, en forma de reacciones de lucha y huida.


Estamos condicionados a este comportamiento, es lo que ha preservado la especie humana durante tantos y tantos años y es parte esencial del cerebro.

El problema está que conociendo el funcionamiento y las reacciones que vamos a tener es fácil jugar con nuestra voluntad.

La dominancia, el poder, infundir miedo para controlar la vida etc. también son comportamientos que nacen en este sistema.

Por suerte, seguimos teniendo a nuestro alcance los otros cerebros, el límbico y el neocórtex, para liberarnos de comportamientos primitivos y poco evolucionados que nos llevan a ser a sumisos a veces, dominantes en otras.

Solemos decir que no tenemos libertad, que nos la quitan, como si no pudiésemos hacer nada al respecto. Llevamos muchos años viviendo con esa creencia y en base a esos comportamientos queriendo preservar la vida. Pero algo podemos hacer, ¡cambiar de dimensión! Activar los otros sistemas, los otros cerebros que como dije tienen otras funciones y otra forma de actuar. En Unidad el cerebro funciona como parte de un todo, en separatividad, funciona destruyéndolo.

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo